Concurso de Redacción Coca Cola, 2014.

 La experiencia que tuve en el concurso fue muy buena. Al llegar había muchos chicos y chicas de diferentes institutos esperando a que abrieran la puerta del colegio. Cuando la abrieron tuvimos que despedirnos de nuestros padres y esperar 5 minutos hasta que empezaran a llamar. Lo hicieron por institutos, cuando llamaron a los del Santa Isabel de Hungría, nombraron a cada uno de los participantes del concurso y tuvimos que entregarle la hoja firmada por nuestros padres y la fotocopia del DNI. Cuando ya habían llamado a todos los institutos, entramos en una amplia clase y allí nos comunicaron en qué iba a consistir el concurso. Sobre todas las mesas había una botella de Coca-Cola, un folio en blanco para usarlo como borrador, la hoja oficial del concurso y un periódico que en su primera pagina tenía el tema sobre el que tenía que tratar el cuento, "Todos los diccionarios han amanecido con las definiciones trastocadas". Nos dejaron unas dos horas y media para realizar el borrador y el cuento en el folio oficial. Cuando terminabas ibas saliendo y allí te daban una camiseta de la marca. Fue una experiencia muy buena y agradable de la que me alegro haber disfrutado.


 Jorge Hernández, 2º ESO B.


El sábado 5 de abril, acudimos  dos niñas de 2º ESO A, Jorge y yo  de 2º ESO B, a un concurso de la  Coca Cola en los Salesianos,  donde teníamos que hacer un relato corto. A las diez menos cuarto, teníamos que estar allí; a  las diez en punto, abrieron las puertas del colegio y todos entramos. Poco después, empezaron a llamar a todos los participantes, por el nombre del instituto; el nuestro, fue uno de los primeros en nombrarse. Nos compartieron en tres aulas; al entrar en el aula, cada mesa tenia: un periódico, un bolígrafo, una coca cola y dos  hojas: una de borrador y otra que era para escribir el relato acabado. A continuación, apareció un señor, que nos explicó que  el  tema para hacer el relato, era la primera página del periódico, donde ponía  todos los diccionarios del mundo, tenían las definiciones incorrectas, teníamos dos horas para acabarlo; luego se marchó y todos empezamos a escribir. Cada treinta minutos, aparecía alguien a ver si necesitábamos algo. Cuando se acabaron las dos horas, nos avisaron y salimos de la clase, entregándole  el relato al mismo señor que nos explicó lo que había que hacer. Él nos daba una camiseta de coca cola, y ya  nos podíamos ir a nuestras casas.

Noelia Salgado Jiménez
2ºESO B

 




















Comentarios

Política de cookies

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Política de privacidad