Celebración de la palabra, Semana Santa.

Llegamos a Semana Santa, el gran partido de la Iglesia. Dios nos habla, pero aún así muchos cerramos los oídos y nos centramos en otras cosas. Aprendamos que Él tiene muchas formas de darnos mensajes, no nos cerremos, no igual OIR que ESCUCHAR.
Os voy a contar un cuento:
En un pueblo del litoral hubo una terrible inundación que obligó a sus habitantes a evacuarlo. Es decir, tenían que sacar todas sus pertenencias y llevarlas a otra zona sin agua. El cura no quería abandonar la iglesia pero el agua subía tanto que tuvo que refugiarse en el techo. Mientras tanto, rezaba: -¡Dios mío, ayúdame, confío en que vas a salvarme! Al rato, pasó una lancha de la policía y le dijeron:

-¡Vamos, padre, no se quede ahí que es muy peligroso! Suba a la lancha. Vamos a llevarlo con toda la gente. El sacerdote no les hizo caso y, al rato, tuvo que subir al campanario porque el agua seguía creciendo. Y no dejaba de pedir ayuda a Dios. -Señor, estoy dándote muestras de mi confianza, ¡sálvame de esta inundación! ¡No me abandones! Pasó un helicóptero y lo invitaron a subir, pero tampoco quiso. Ya estaba en la puntita del edificio y pasó otra cuadrilla de rescate: -Padre, usted es el único que queda. ¡Venga! Pero el cura no quiso ir. Resistió hasta que el agua lo tapó y murió ahogado. Cuando Dios lo recibió en el cielo, el sacerdote se quejó diciéndole: -¿Qué paso, Dos mío? No me escuchaste? Te pedí ayuda y me abandonaste. -De ninguna manera-le dijo Dios-.Yo no te abandoné. Es más, te envié mucha ayuda: una lancha de la policía, un helicóptero y una cuadrilla de rescate, pero en todos los casos vos no quisiste verme ni escucharme y los rechazaste…
Aprendo que: Dios utiliza al hombre como intermediario para obrar sus milagros. Muchas veces nos habla, nos da mensajes, que nosotros no sabemos o no queremos escuchar y perdemos grandes oportunidades. Pero hay un mensaje muy claro que no debemos olvidar: DIOS NOS AMA, nos ama tanto que nos dio a su hijo, Jesús perdió su vida en nuestras manos porque no quisimos escuchar.

Comentarios